dimecres, 9 de març de 2011

eres tu..

Apareces de la nada para marcharte luego. Eres el brillo de una estrella que surca el firmamento dejando con su paso un suspiro y un lamento.
Eres una sombra que se desvanece por momentos, pero que se muestra intensa y firme cuando menos me lo espero.
Eres enfermedad y remedio al mismo tiempo, revuelves mi vida y trastornas mi pensamiento.
Por ti cuando lloro, río y cuando río de mis ojos brotan las más dulces lágrimas.
Eres quien quiere todo y no pide nada, quien grita cuando debe callar y calla cuando quisiera que de esa boca salieran aquellas palabras que tanto desearía escuchar.
Eres la tortura que acribilla mis sueños, el suave dolor que quiebra lentamente mi pecho, la adicción de la que no quiero recuperarme nunca; mi locura y cordura, mi calma y desconsuelo.
Eres mi tierno paisaje por la mañana, mis tardes calurosas, mis noches de desvelo; el peligro que me acecha cuando de mi se apodera el miedo.
Eres mi alegría y mi tristeza, mi felicidad y mi sufrimiento. Eres todo en esta vida, el bien y el mal en un mismo cuerpo, santo y demonio de mi mundo, eres tú la mujer que yo adoro y que jamás dejaré de quererte.